lunes, 3 de octubre de 2005

OCTUBRE 2005. INICIO. Jose Fausto Berraizábal es un apuesto viudo que lidia con la irresponsabilidad de su hijo Benjamín y cuida desde hace muchos años de su sobrina huérfana, Casandra, quien ve en él a álguien más que un simple padre y es posesiva y celosa, evitando a toda costa que cualquier mujer se acerque a él, sin sispechar siquiera o que tiene reservado el destino. Jose Fausto es un gran ingeniero y está por firmar un jugoso contrato para una de las firmas más prestigiosas de la arquitectura para dirigir un importante proyecto, por eos, feliz, ese día pide a Casandra que lo ayude con los preparativos y mientras esta le hace el nudo de la corbata le pide que no vaya a dejarse llevar por las miradas de secretarias pues nadie más que ella puede ser la mujer de su vida. El hombre da a su sobrina un beso en la frente y asegura que él también la quiere más que a una sobrina: Como a una hija. Se marcha y Casandra lamenta que el hombre no pueda verla como algo más. Acude al desobligado Benjamín, al que dice que siempre será un bueno para nada perdedor que nunca podrá compararse con su padre, al que el muchacho tiene rencor pues lo culpa por la muerte de su madre.

Augusta Garcés del Valle, arquitecta, ha celebrado en grande el que su proyecto haya sido aprobado en la empresa y comparte con Gregorio, su marido, y sus hijos, Jaqueline y Enrique, quienes son todo para ella y están seguros de que tendrá éxito en su nuevo proyecto. Jaqueline sale de casa para hacer ejercicio y al cruzar una calle, sin darse cuenta de que un auto se acerca, es arrollada por lo que la unidad se detiene y de ella desciende Jose Fausto, quien de inmediato llama a una ambulancia.

Horacio de la Macorra, hombre ambicioso y ruín, siempre ha estado celoso de los éxitos de Jose Fausto, al que desea perjudicar a toda costa pues lo responsabiliza de grandes pérdidas a su empresa por un proyecto fallido en el pasado. El hombre está casado con Regina, una mujer a la que domina a su antojo y que no tiene voz ni voto en su hogar, donde es una prisionera más que una esposa, soportándolo todo por el gran amor que tiene hacia David, su único hijo, quien admira a su padre y es novio formal de Jaqueline, con la que se ve casado en un futuro. Nadie sospecha que desde hace años Horacio está encaprichado con Augusta, con quien está por cerrar un jugoso contrato y así aprovechar para seducirla a pesar de tener una relación extramarital con Yolanda Ordoñez, una hermosa mujer que vive recluida en un departamento a merced de los caprichos del hombre, a quien oculta tener un oscuro pasado.

Enrique escucha a Augusta y Gregorio discutir por sus diferencias pues él le reclama el prestar más tiempo a su trabajo que a su familia mas ella está convencida de que él le tiene celos profesionales pues ha logrado muchísimo más que él. El hombre sale furioso de casa El teléfono suena y Enrique contesta, alterándose. Avisa a su madre que Jaqueline se encuentra en el hospital y de inmediato salen de casa para dirigirse al lugar donde ésta se encuentra y en el que el preocupado Jose Fausto no hace más que encargarse de pagarlo todo y preguntar si la familia de la atropellada ha sido puesta al tanto. En ese momento ve llegar a Augusta, deslumbrándose por su belleza. La mujer dice ser la madre de Jaqueline y pregunta qué fue lo que pasó. Al saberlo, pregunta quién fue el infeliz que le hizo daño a su hija y Jose Fausto le dice que él. La mujer lo insulta y le jura que si su hija sufre consecuencias por su imprudencia no descansará hasta hacer que sobre él caiga todo el peso de la ley.

En un pobre departamento de vecindad, la dulce Lupita lamenta buscar trabajo sin éxito y de ello se queja con su abuelo, Eulalio, quien está enfermo y con sus achaques hace más difícil la vida de la muchacha, a quien su voluptuosa tía y vecina, Manuela, aconseja que trabaje como mesera en el mismo lugar donde ella oficia y se gana buen dinero. Eulalio las escucha y prohíbe tajantemente a su nieta que acepte las propuestas de la mujer, de la que todos saben que es una cualquiera que solo la perjudicará. Anciano y mujer discuten y esta le recuerda al hombre que es su hija, aunque se avergüence de ella. Eulalio asegura que él no tiene hijas perdidas y le exige que no se acerque a su nieta. Cordelia se marcha para asegurar que tarde o temprano a Lupita no le quedará más remedio que aceptar su propuesta.

Casandra discute con Benjamín, al que exige que haga algo con su vida. Él no hace más que burlarse de ella por tomarse en serio un papel de ama de casa que no le corresponde y le hace saber que lo que en verdad falta en su hogar es una mujer de verdad, curvilínea, que haga cambiar al amargado de su padre. Furiosa, la muchacha le exige que nunca más se atreva a repetir lo que ha dicho.

Jaqueline está a salvo y eso deja tranquila a Augusta, a quien Enrique le hace ver que fue muy grosera con Jose Fausto, quien se encuentra preocupado por la salud de su hermana. La mujer aún así insiste en culpar al hombre y se marcha con sus hijos sin siquiera agradecerle por lo que el hombre teme a que por ese incidente haya llegado tarde a firmar su contrato. Sin embargo acude al lugar y una secretaria, le anuncia que ha corrido con suerte pues debido a un imprevisto la junta se retrasó. Lo hace pasar a la junta y se sorprende al ver ante él a la arquitecta del proyecto: Augusta, quien llena de vergüenza se estremece al tenerlo frente a ella y más al saber quién es. Confusa, le pide una explicación al hombre, quien le dice que él es el ingeniero que colaborará en el proyecto. Entonces ella hace lo posible para evitar que lo firmen en la empresa pero el consejo ya está decidido y ella tendrá que trabajar con él. Salen de la junta y él el intenta explicar que atropelló a su hija accidentalmente pero la mujer le exige que no se le acerque y se limiten a tener un trato exclusivamente profesional. Él la toma del brazo y ella lo abofetea, exigiéndole que no se le acerque. Él le pregunta por qué y se asombra cuando la mujer le revela que se siente intimidada ante él, pues es muy atractivo.

Jaqueline revela a su amiga Paola, quien está enamorada de Enrique, que el hombre que la atropelló es demasiado guapo y sueña con volverlo a ver y conquistarlo, sin importarle que este pudiera ser sus padres. Las escucha Enrique, quien pide a su hermana que no diga sandeces pero ella insiste en que es verdad y que no descansará hasta encontrarlo. Luego se ve con David, al que rechaza poniendo como pretexto la situación que vivió mientras que Paola vuelve a confesar sus sentimientos a Enrique, quien la rechaza.

Casandra no puede contener su descontento cuando Jose Fausto le dice que trabajará con una mujer muy hermosa en el proyecto que firmó. La muchacha lo abraza fuertemente y le suplica que le prometa que renunciará al proyecto y no permitirá que nadie borre de su mente la imagen de su difunta esposa. Le asegura quererlo mucho y Benjamín se burla de ella asegurando que la muchacha en realidad está enamorada de su padre. Jose Fausto exige a su hijo que calle y lo abofetea para luego meditar a solas sus palabras, dándose cuenta de que en verdad no está del todo equivocado, mientras que el muchacho es presa de los reclamos de Casandra, la cuál lo acusa de ser un difamador. Benjamín la enfrenta y asegura saber que ella siempre ha sentido un amor enfermizo por su tío.

Horacio se entrevista con Augusta, quien rechaza su oferta revelando que ha firmado con una empresa importante y trabajará con el mejor ingeniero del país, enfureciendo al hombre cuando le revela el nombre de su compañero: Jose Fausto Berraizábal. Cuando la mujer se marcha, Horacio maldice a su enemigo y jura a Yolanda, su amante, que encontrará la manera de destruirlo. Esta se incomoda ante el tema y el hombre le pregunta porqué siempre que le habla del odio que siente hacia el asesino de su hermano pareciera afectarle a ella. Yolanda calla y cuando queda sola llora aamrgamente, arrepentida, pues hay un lazo que la une a Jose Fausto.

Enrique conoce accidentalmente a Lupita y cree haberse enamorado de ella. La muchacha no puede dejar de pensar en él y cree que solo son sueños vanos pues un chico como Enrique jamás se fijaría en alguien como ella. Pide a Eulalio que perdone a Manuela pero el hombre se resiste. La muchacha le hace saber que trabajará como enfermera cuidando a una anciana por las noches, mientras encuentra un trabajo de día. La muchacha luego busca a Manuela y acepta trabajar con ella en la cantina, donde la mujer tiene una relación con Victorio, el encargado, al que asegura que la muchacha les hará ganar mucho dinero.

Casandra sufre los acosos de Ulises, un viejo amante del que nadie sabe nada y quien insiste en hacerla suya, amenazándola con revelar a todos que ella es una criminal. La mujer se niega a entregarse al hombre, quien está dispuesto a hablar con Jose Fausto por lo que ella le promete que pronto le dará lo que quiere, pidiéndole tiempo para prepararse.

Augusta no puede dejar de pensar en Jose Fausto y teme sentir una fuerte atracción por él. Esto hace que al comenzar a trabajar en el proyecto se sienta incómoda con su presencia hasta que él la enfrenta y le pide que olvide lo que sucedió con su hija, lo cual no fue más que un accidente. Dicuten fuertemente y él la besa con pasión. La mujer se resiste pero termina correspondiéndole y luego huye a llorar al baño, donde se pregunta qué le ha pasado. Al estar en familia la mujer se muestra incómoda ante Gregorio, al que no revela qué es lo que le pasa y se estremece cuando Jaqueline le revela que desea encontrar al hombre que la atropeyó pues se ha enamorado de él. La angustiada madre prohíbe a su hija que sienta algo por ese hombre, poniéndose nerviosa, situación que intriga a toda su familia.

Regina conoce accidetalmente a Yolanda y hablan, siendo la amante la que descubra quién es la mujer. Esto lo sabe Horacio por lo que somete a su esposa a cumplir su voluntad y le prohíbe que se vuelva a acercar al lugar en el que vive la amante del hombre, misma que guarda recortes de Casandra, los cuales oculta bajo secreto.

Regina se arrepiente por haber obedecido a sus padres y casarse con un hombre al que no ama solo para cubrir las apariencias. Se aterra al pensar que un día su marido se entere de que David, el vástago al que tanto ama, no es su hijo. Por su parte el imponente hombre intenta tender una trampa a Jose Fausto para acusarlo de fraude pero no lo logra, por lo que decide convertirse en socio de la empresa que ha contratado los servicios del hombre y de Augusta.

Luego de volver a sufrir los acosos de Ulises Vallejo, Casandra habla por teléfono con su amiga Nancy, a la que revela que jamás permitirá que su tío sepa que siempre ha estado enamorada de ella, al grado de cometer cualquier locura. No sospecha que Jose Fausto la está escuchando. Lo descubre y finge que no ha pasado nada. Él le sigue el juego y le revela que se ha enamorado de una mujer: Augusta Garcés del Valle. Casandra lo felicita pero en silencio jura que jamás permitirá que le arrebaten el cariño y la compañía del hombre al que ama.

Gregorio recibe los resultados de unos análisis y descubre que le queda poco tiempo de vida por lo que cree que debe pasar el mayor tiempo posible con su familia. Esto no impide que entre él y Augusta existan rivalidades profesionales, por lo que ella termina encontrando refugio en Jose Fausto, quien a su vez escucha a un compañero del que se ha vuelto amigo, Leonardo, el cual descubre que el hombre se está enamorando de su compañera de trabajo y le aconseja que se olvide de ella.

Jaqueline insiste en rechazar a David, quien se violenta e intenta besarla por la fuerza. Ella lo abofetea y le asegura no ser como su madre, quien siempre se ha dejado dominar por su marido, al que tiene terror. Termina su noviazgo a pesar de las súplicas de David para que lo perdone.

Yolanda es forzada por Horacio a tener relaciones y luego de darse cuenta de que la mujer no se siente cómoda con él, éste le asegura que puede perder todo lo que tiene pues cuando la conoció no era nadie, ni tenia familia ni amigos. Yolanda entonces recuerda que sufrió de amnesia luego de un accidente que tuviera hace muchos años.

Augusta y Jose Fausto reciben la noticia de que Horacio de la Macorra ha decidido financiar parte del proyecto en el que trabajan. El ingeniero asegura que en el pasado tuvo diferencias con es ehombre y éste solo buscará la manera de desprestigiarlo por lo que decide renunciar al proyecto. Augusta le pide que no lo haga y lo apoya asegurando que si su compañero se marcha ella también lo hará.

Enrique revela a Paola que se enamoró de Lupita, rompiéndole el corazón. Luego busca a la chica que le gusta hasta encontrarla y se hacen amigos. Conoce a Eulalio y este descubre que el muchacho tiene intenciones con su hija, a la que pide que se cuide pues los chicos ricos solo buscan a las pobres para divertirse. La chica, quien comienza a trabajar en la cantina, conoce en el lugar a Benjamín, quien se encapricha con ella y ocasiona un alboroto cuando intenta propasarse con la muchacha, quien se asusta y desea renunciar pero Manuela lo evita mas luego se arrepiente pues Victorio le revela querer ser el primer hombre en la vida de su sobrina.

Paola le dice a Jaqueline que su hermano está enamorado de una muchacha humilde que no vale nada. Por ello Jaqueline visita la oficina de su madre, quien discute con Jose Fausto sobre la insistencia de éste de renunciar a su proyecto. El hombre sale de la oficina de la mujer y es visto por Jaqueline, quien lo alcanza y se presenta ante él, confesando que no ha dejado de pensarle desde la última vez que lo vio. Luego reclama a su madre el haberle ocultado que el hombre es su compañero de trabajo y Augusta suplica a su hija que se olvide de él pero la muchacha asegura estar enamorada y desearlo. Aparece Diego, quien exige a la chica que le diga quien es el hombre al que ama y por el que en realidad terminó con él. La sacude con violencia y Augusta interfiere para exigir al muchacho que se aleje de su hija, la cual no es igual a Regina.

Leonardo conoce a Casandra y comienza a frecuentarla hasta que ella le deja claro que no tiene una sola esperanza con ella pues está enamorada de alguien muy superior a él. Nancy aconseja a la mujer que se de una oportunidad con alguien que la haga olvidarse del amor mal sano que siente hacia su tío Jose Fausto pero la mujer está más que decidida a eliminar a toda mujer que se interponga en su camino y para ello hace una visita a Augusta, a la que le exige que haga que el hombre pierda su trabajo. 
Augusta se niega rotundamente por lo que Casandra la amenaza, asustándola. Cual es la sorpresa de Casandra cuando al salir del edificio ve a su tío hablando con Jaqueline, quien lo trata cariñosamente y se despide de él dándole un beso cerca de la boca. La furiosa sobrina de inmediato acude a jalonear a la muchacha y la abofetea acusándola de ser una resbalosa. Es detenida por Jose Fausto, quien le exige que se marche y lleva a Jaqueline hasta su casa, aprovechándose esta de la ocasión para besarlo. El hombre la detiene y le revela estar interesado en otra mujer. Luego va a casa, donde discute con Casandra, a la que prohíbe que vuelva a presentarse en las oficinas de su trabajo así como que le arme escándalos en la vía pública. Ella llora, se aferra al tío y le asegura que solo desea protegerlo. Cuando el hombre se marcha, aparece Benjamín para burlarse de su prima, a la que asegura que jamás logrará que el hombre se fije en ella.

Queta, la madre de Augusta, visita la casa de su hija y se lleva una sorpresa cuando Gregorio le confiesa estar deshauciado, pidiéndole apoyo y que no diga nada a su familia pero Enrique los ha escuchado y sufre a solas por el destino de su padre. Busca a Lupita para desahogarse y ella lo entiende pues es huérfana de padre y madre. Los muchachos terminan besándose y Enrique le pide a ella que sea su novia. Cuando Eulalio se entera, prohíbe a su hija que vuelva a ver al joven pero Lupita se revela y se refugia en Manuela, quien cree que si la muchacha da un mal paso con su enamorado hará enfurecer a Victorio, quien desea poseerla antes que nadie.

Yolanda hace que Casandra la vea a lo lejos y la muchacha se aterra, jurando que no puede ser posible que haya visto a esa mujer, la cual debe estar muerta.

Augusta descubre a Jaqueline acosando a Jose Fausto, quien sorprende a la chica cuando le dice que tiene una madre hermosa y muy atractica. Augusta pide a su hija que la deje arreglar a solas asuntos con el hombre, con el que se disculpa por la actitud de su hija, a la que más tarde prohíbe que la ponga como pretexto para visitar la constructora y deje de acosar a un hombre que podría ser su padre. La muchacha pregunta a su madre si está celosa y esta la abofetea.

Harto de esperar, Ulises sorprende a Casandra sola, en casa, por lo que la acorrala hasta tomarla por la fuerza a pesar de que ella le suplica que no lo haga. Este hecho marca a la muchacha, quien opta por portarse cariñosa con el hombre luego de haber sido ultrajada. Él le asegura que ahora que son amantes él no dirá a nadie lo que hizo hace algunos años, sin saber que ha firmado su sentencia pues la mujer ha jurado vengarse de él.

Enrique asegura a Eulalio tener buenas intenciones con su hija, a la que desea cuidar y proteger. El hombre entonces da permiso a su hija para tener un noviazgo con su enamorado pero esto molesta a Manuela, quien intenta convencer a su padre de que prohíba que la muchacha se enrede con un rico, sin resultado. El noviazgo pronto lo descubre Victorio, quien amenaza de muerte a Manuela si ésta no lo ayuda a hacer suya a Lupita, quien oculta a su novio en qué trabaja.

Jaqueline ya no aparece en la oficina pero sí en la casa de Jose Fausto, donde Benjamín la conoce y se interesa en ella. Para desfortuna de la chica, Jose Fausto llega a por unos documentos acompañado de Augusta, quien se sorprende al ver a su hija. Ambas deciden marcharse juntas y se topan con Casandra, quien las acusa de ser unas ofrecidas. 
Jaqueline defiende a su madre y las mujeres se van a los jalones y cachetadas por lo que Augusta intercede y de una fuerte cachetada detiene a Casandra, a la que le prohíbe que las vuelva a insultar y provocar. Casandra jura a la mujer que la hará arrepentirse y aparece Jose Fausto, quien deja claro a su sobrina que su vuelve a causarle una vergüenza más se verá obligado a echarla de su casa. Ella le reclama el estarse enamorando de Augusta y él acepta que es verdad, y que sabe que es correspondido, pero por respeto al matrimonio de la mujer no pueden ser nada más que amigos. En su soledad, Casandra llora maldiciendo a todos, mientras que el hombre, al reencontrarse con Augusta, le ofrece una disculpa y cuenta a Sebastián lo que sucedió. Este le aconseja que aleje a su sobrina de su vida pues esta está enamorada de él.

A pesar de las prohibiciones de su marido, Regina busca a Yolanda y las dos se hacen buenas amigas. Yolanda entonces le revela que hace muchos años perdió a su marido en un accidente cuando a los dos quisieron matarlos, sin revelar los motivos.

Queta suplica a Gregorio que diga a Augusta de su enfermedad pero éste cree que lo mejor es callar y morir inesperadamente, en vez de hacer largo el sufrimiento de su mujer y sus hijos. Luego la mujer habla con Enrique, el cual le dice saber la verdad sobre su papá y estar dispuesto a estar a su lado hasta el final. Revela al hombre estar enamorado de una muchacha pobre y estar dispuesto a hacer todo por ella. Gregorio aconseja a su hijo que nunca se rinda y saque adelante a la mujer que ama.

Benjamín acude a la cantina en son de paz para hablar con Lupita, a la que desea hacer suya pero para eso se hace pasar por un muchacho realmente interesado en ella y dispuesto a ser paciente. Luego es abordado por Manuela, quien le dice saber cuales son sus intenciones, las cuales ella se encargará de que no logre pues la muchacha ya está apartada para un verdadero hombre, no para escuincles babosos como él.

Augusta nota a Queta y Enrique muy extraños y les pide que le digan qué pasa. Ellos callan y cuando la mujer habla con su marido, éste le dice que se irá muy lejos pues se siente cansado y desea ordenar su mente. La mujer comienza a discutir y entonces él le revela que está muy enfermo, que necesita reposo y no quiere ser una carga para su familia, estremeciéndola cuando le revela que morirá.

David se resiste a perder a Jaqueline y pide a Paola que lo ayude a reconquistarla. Esta le aconseja que luche por ella pues sabe que su gusto por un hombre mayor es uno más de sus caprichos. Por eso David la busca para pedirle que vuelva con él mas ella insiste en rechazarlo por lo que el muchacho se desahoga con su padre, el cual le aconseja que si tanto quiere casarse con la muchacha entonces la tome por la fuerza. Luego, a solas con su hijo, Regina le aconseja a este que no sea violento ni siga el ejemplo de su padre, sufriendo cuando el muchacho solo la ofente y menosprecia.

Casandra descubre a Ulises hablando con Nancy y teme a que este le haya dicho a su amiga lo que pasó entre ellos. Finge que todo está bien y luego, cuando el hombre se ofrece a acompañarla, lo rechaza y se marcha sola mas aguarda por él y lo sorprende en la calle, donde lo invita a subir a su auto. Lo lleva a un lugar apartado, donde le pide que le vuelva a hacer lo que le hizo. Lo seduce y al atarlo de brazos y pies lo arrastra hasta un orificio en el que hay un nido de serpientes al que lo arroja, riéndo mientras ve como es mordido, en medio de la noche. Al volver a casa se aterra a ver en la calle a Yolanda, vigilándola.

NOVIEMBRE 2005. Eulalio da gracias a la virgen por tener una nieta decente como Lupita, a quien a la salida del trabajo Benjamín sorprende e intenta propasarse con ella por lo que es golpeado brutalmente por Victorio, quien le jura que si lo ve cerca del bar o la muchacha lo matará. Por su parte la muchacha se va a casa y cree que lo mejor es no volver a la cantina pues se ha dado cuenta de que Victorio la quiere para él. Luego el muchacho es reprendido en casa por su padre, quien le dice estar cansado de su irresponsabilidad y decide quitarle tarjetas de crédito y automóvil, exigiéndole que se busque un trabajo. Luego, mientras se baña, Jose Fausto es sorprendido por Casandra mientras toma una ducha. Alarmado por la situación, le pide a su sobrina que salga y ésta se niega asegurando que ha llegado el tiempo en que él deba verla no como familia sino como mujer. El hombre la saca por la fuerza y le da unos días para que abandone su casa o se verá en la necesidad de mandarla a echar. La mujer se niega, De rodillas llora y suplica al hombre que la ame y le de una oportunidad para demostrarle que ella es la mujer de su vida, siendo rechazada.

Ambrosia informa a su familia de la decisión de Gregorio para marcharse debido a que padece una enfermedad que no saen si es curable. Enrique dice estar seguro que su padre morirá pues lo escuchó decirle esto a Queta, a quien su hija reclama el ocultárselo.

Jose Fausto y Ambrosia pasan por momentos confusos y lo reflejan en sus trabajos, por lo que Sebastián pide a su amigo que se ponga las pilas y le hace saber que Horacio de la Macorra será quien compre parte de la construcción que realiza con Ambrosia. Jose Fausto sabe que ese hombre no descansará hasta destruirlo por lo que acude a enfrentarlo, para decirle que él no es el responsable de lo que sucedió hace años, cuando en un accidente, en una construcción, Horacio perdió a su hermano arquitecto, responsabilizando a Jose Fausto, quien era su amigo. Sin embargo el hombre insiste en que la estupidez de Jose Fausto llevó a la muerte a su hermano y jura que no descansará hasta destruirlo.

Enrique descubre a Benjamín molestando a Lupita en la vecindad y lo enfrenta a golpes en los que ninguno sale victorioso pues los vecinos se percatan de lo que sucede y salen decididos a linchar al invasor, quien huye y se encuentra con Diego, quien a sabiendas de los planes de venganza de su padre, propone a Benjamín que lo visite pues este podría darle trabajo. El muchacho lo hace y se sorprende cuando Horacio le ofrece grandes sumas de dinero por ayudarlo a destruir a su propio padre, al que el muchacho tiene rencor y culpa de la muerte de su madre, la cual también murió en el accidente supuestamente provocado por el hombre. Benjamín acepta y tras recibir un adelanto busca a Jose Fausto para pedirle que lo deje trabajar a su lado aunque no le pague.

Horacio y Yolanda discuten pues ella ansía su libertad y eso implica que ellos no se vuelvan a ver. Él la golpea y le asegura que nunguna mujer lo deja jamás. Intenta besarla por la fuerza, hacerla suya, y son descubiertos por Regina, quien no puede creer que su marido sea tan canalla. El la alcanza en casa y la abofetea asegurando que si dice una sola palabra de lo que vio a su hijo David la hará pagar un precio muy alto: Que nunca lo vuelva a ver. Por su parte Yolanda se alista para marcharse mas descubre que es vecina de Leonardo y lo ve hablando con Jose Fausto, aterrándose al verlo y escondiéndose pues teme a que la vea.

Gregorio se marcha no sin antes despedirse de su familia, a la que ama demasiado. Luego Jaqueline acusa a Ambrosia de la decisión de su padre pues de no ser por ella y sus desatenciones él no se sentiría solo ni abandonado. Queta defiende a Augusta, asegurando que ha sido una madre ejemplar y una excelente esposa mas Jaqueline opina que no es así pues la primordialidad de la mujer siempre ha sido su carrera. 
Es por ello que Augusta encuentra consuelo en José Fausto, quien la abraza y le promete que todo estará bien y de pronto se besan. Son vistos a lo lejos por Casandra, quien enfurece y sigue a Augusta hasta su casa, donde la amenaza de muerte si no se aleja de su tío. Augusta la acusa de estar enferma por lo que le aconseja que busque ayuda psiquiátrica. La posesiva Casandra se violenta de tal manera que está a punto de golpear a su enemiga pero es detenida por Horacio, quien aparece en ese momento para brindar todo su apoyo a Augusta pues se ha enterado de la enfermedad de Gregorio.

Paola les dice a Queta estar cansada de insistir a Enrique para que la ame pues este ha preferido a una muchacha inferior, Lupita, a quien la muchacha acude para conocerla y darse cuenta de que es bonita. Se acerca a ella y le ofrece su amistad.

Victorio intenta obligar a Lupita para que vuelva a la cantina pero esta se niega y Eulalio intercede para defenderla, defraudándose así de ella. La muchacha llora y pide perdón a su abuelo por haberlo engañado y luego ambos padecen los reclamos de Manuela, quien dice a su padre que por él la muchacha siempre será una muerta de hambre. Sin embargo Rosita confía en que la virgen le ayudará y encuentra trabajo como sirvienta en casa de los De la Macorra, donde Regina le muestra lo que debe hacer y pronto se encuentra cara a cara con Benjamín, quien se ha vuelto gran amigo de David, al que dice que hace tiempo que desea hacer suya a su nueva sirvienta, misma a la que sorprende sola y besa por la fuerza, prometiendo que será suya a como de lugar. La muchacha le cuenta de esto a Enrique, el cual busca a Benjamín para exigirle que se aleje de su novia. Benjamín no hace más que burlarse de él y al volver a casa sorprende a Casandra hablando con Nancy sobre el pasado y como esta se encargó de deshacerse de la madre del muchacho, en su afán de apoderarse del amor de Jose Fausto. Cuando Nancy se va, Benjamín enfrenta a su prima y le exige que le diga qué le hizo a su madre. La muchacha le revela que provocó un accidente en el lugar de trabajo de su madre y padre, donde ella murió junto con otro hombre. Benjamín toma a su prima del cuello, dispuesto a estrangularla. Ella lo golpea fuertemente en la cabeza con una figura de cristal y descubre que lo ha matado por lo que sale huyendo no sin antes hacer parecerlo todo como un robo, llevándose con ella dinero, joyas y cosas de valor que pide a Nancy que le guarde. Cuando Jose Fausto se entera, acude al lado de su hijo y se estremece al saberlo muerto. Exige al investigador Ismael Viveros que encuentre al asesino de u hijo y haga que sobre él caiga todo el peso de la ley. De inmediato el policía sospecha de Casandra, quien coquetea con él en el interrogatorio en el que solo dice mentiras y llora por la pérdida de su primo.

Yolanda se entera del pesar por el que Jose Fausto atraviesa y habla con Leonardo para decirle que la responsable de todo es Casandra, quien es un ser malvado por naturaleza y es capaz de lo peor, como haber matado a sus propios padres. Leonardo no puede creerlo y entonces la mujer le asegura que pronto sabrá la verdad.

Augusta revela a Queta que está enamorada de otro hombre y sentir que está traicionando a su marido. Al saber quién es el susodicho, Queta felicita a su hija y le pide que aguarde pues tarde o temprano Gregorio morirá. Suena el teléfono y cuando Augusta contesta es enterada por Sebastián de la muerte del hijo de su amado Jose Fausto. Esto lo escucha Jaqueline, quien de inmediato sale a buscar al hombre para brindarle su apoyo, hasta que en el funeral se da cuenta de que entre su madre y el hombre existe algo pues se da cuenta del amor que hay en las miradas que cruzan. Pronto a la funeraria llega Nancy, quien aterrada pregunta a Casandra como fue capaz de matar a su propio primo. Casandra le exige que no repita lo que acaba de decir ni la culpe de algo que no cometió o de lo contrario acabará como Benjamín.

Manuela es maltratada por Victorio, quien no se resiste a perder a Lupita y está dispuesto a hacerla suya por lo que le tiende una trampa e intenta violarla pero Manuela aparece de repente y le clava una navaja para luego huir con su sobrina mientras que el hombre se arrastra hasta la ruz roja, donde le toman declaración y acusa a las dos mujeres de haber intentado asesinarlo para robarle por lo que acuden a por ellas y revelan lo que en verdad sucedió. Lupita queda libre de cargos pero no Manuela, quien en los separos llora ante su padre, al que pide perdón por la vida que eligió al haberse enamorado de alguien que no vale la pena. Por su parte Lupita no se separa un solo momento de Enrique, quien la cuida y protege.

Horacio se presenta ante Jose Fausto para decirle cuanto se alegra de la muerte de su hijo. Furioso, Jose Fausto le suelta un golpe y lo manda a echar de la funeraria. Luego asegura a Augusta que él no tuvo la culpa del accidente en que su esposa y el hermano de Horacio murieron. Por su parte Horacio es abordado por Casandra, quien le dice que si quiere destruir a Jose Fausto debe hacerle daño a Augusta pues estos se han enamorado. Furioso, Horacio ofende a Casandra y se marcha asegurando que no dejará que el hombre al que más odia se quede con la unica mujer que ha amado en la vida. Descarga su furia contra Regina, a la que acusa de ser una tonta que no sirve para nada.

Después de que pasan unos días tras la muerte de Benjamín, Jaqueline pregunta a su madre que es lo que ella tiene que ver con Jose Fausto. Augusta se sorprende y antes de que diga algo aparece Queta para preguntar a su nieta quién es ella para cuestionar los actos de su madre. Jaqueline intenta hacer reclamos pero la abuela se lo impide por lo que busca a David para desahogarse. Este la acorrala para que regresen pero ella le confiesa amar a Jose Fausto, al que busca para confesarle lo que siente y es rechazada. Entonces ella le exige que le diga si a quien ama es a Augusta y él siemplemente calla.

Nancy y Leonardo han comenzado una relación sentimental y ella está preocupada por los secretos que guarda a Casandra por lo que asegura a su amado que Jose Fausto no es el responsable de la muerte de su esposa y el hijo de Horacio de la Macorra, quien da con el paradero de Gregorio y lo ayuda a morir, asfixiándolo, para así tener el camino libre con Augusta, a la que consuela en el funeral de su esposo sin dejar que Jose Fausto se le acerque un solo instante a la mujer, quien solo encuentra refugio en sus hijos, mientras que el malvado Horacio solo reprime a su mujer delante de la gente, incomodándola hasta que la deja sola en la capilla del lugar, donde aparece Queta para aconsejarle que no se deje y por lo menos por su hijo saque las garras y se defienda. Regina llora y asegura tenerle pánico a su marido.

Regina y Yolanda hablan y la primera no le reprocha a la otra el haber sido amante de su marido pues valora más su amistad que su traición. Yolanda llora y asegura no amar a Horacio mas estar con él por su propio bien pues solo a su lado puede estar a salvo de la maldad de su propia hija: Casandra.

Casandra se burla de Enrique por tener de novia a una chica tan pobre como Lupita, a la que incomoda para luego enfrentarse a David, quien la acusa de ser una zorra capaz de todo con tal de hacer daño, dejándole saber que antes de morir Benjamín le contó que ella está enamorada de su tío José Fausto y que tuvo que ver con un crimen que él descubrirá para desenmascararla. Casandra usa sus encantos para enredar a David, quien se va con ella a la cama por placer pero no por ello desiste de comenzar a investigarla. 
Los descubre Paola, quien está dispuesta a desenmascararlos pero David le suplica que no lo haga para no herir a Jaqueline. Sin embargo Paola comienza a acechar a Casandra, quien la descubre espiándola y decide tenderle una trampa, provocandole un accidente de auto en el que la inocente pierde la vida.

Jaqueline se atreve a besar a Jose Fausto y este le prohíbe que vuelva a hacerlo, revelando estar enamorado de Augusta, quien los escucha y llora en su automóvil pues ella también ama al hombre pero siente remordimientos pues jamás se lo hizo saber a Gregorio. Queta se percata del sufrimiento de su hija, a la que pide que sea fuerte y acepte que en el corazón no se manda y que la vida le da una nueva oportunidad para ser feliz pero Augusta no puede ya que su hija está enamorada del mismo hombre. Aparece entonces Jaqueline y pide a su madre que no se detenga por ella, pues sabe que ella también ama a Jose Fausto y no se interpondrá entre ellos.

Leonardo insiste a Jose Fausto que Casandra es perversa y capaz de lo peor pero este se niega a pensar mal de su sobrina.

Manuela, quien ha decido enmendar su vida y trabaja en una tienda de autoservicio, es encontrada por Victorio, quien se burla de ella y la ofende. La pareja discute y ella le pide que no la vuelva a buscar pues lo desprecia por lo que le hizo a ella e intentó hacerle a Lupita. Victorio asegura que las dos se arrepentirán por lo que le hicieron y pronto se encarga de incendiar la vivienda de las mujeres, donde Eulalio pierde la vida.

Enrique enfurece cuando Queta le dice que Augusta tiene derecho a rehacer su vida pues el muchacho no desea tener otro padre. Luego habla con Jaqueline, quien le revela que su madre está enamorada de Jose Fausto Berraizábal y es correspondida.

Ismael no deja de acechar a Casandra, la cual tiene un altercado con Jose Fausto, quien la echa de su casa harto de que esta intente seducirlo. La mujer le jura que se arrepentirá por su rechazo y no dejará que sea feliz con otra mujer. El policía se acerca a ella para preguntar porqué se ha violentado y amenazado a su propio tío. La mujer le pide que no se meta en lo que no le importa y se aterra cuando el policía le asegura que dará con el asesino de su primo Benjamín.

Horacio, a quien con ayuda de Regina, Yolanda ha abandonado, confiesa sus sentimientos a Augusta, a la que intenta besar. La mujer lo rechaza y delante de Leonardo le hace saber que ella está enamorada de Jose Fausto, quien es inocente de lo que él lo ha culpado toda la vida. Le explica cómo pudo ocurrir el accidente en que el hermano de Horacio y la esposa del ingeniero murieron y donde se encontraba él, por lo que alguien más debio mover la maquinaria que dejó caer materiales pesados sobre los occisos. Horacio se niega a aceptarlo mas Augusta le hace ver que alguien más asesinó a su hermano y la esposa de su enemigo con toda intención, pues Jose Fausto jamás hubiera sido capaz de lastimar a su mujer. Horacio entonces pregunta quién pudo hacerlo y al no encontrar nadie una respuesta se marcha. Entonces Leonardo le revela a Augusta que la única que pudo haber sido capaz de eso con tal de eliminar a la única mujer en la vida de Jose Fausto es Casandra, misma que se siente acorralada por Ismael y pide a Nancy que la ayude a eliminarlo pero esta se niega.

Jose Fausto se estremece al ver frente a él a Yolanda, quien le dice que ha permanecido oculta para estar lejos de la maldad de Casandra, quien ha cometido crimenes como consecuencia del amor enfermizo que siente hacia él. El hombre no puede creer que su sobrina haya sido capaz de causar la muerte de sus padres y la maldice.

Jaqueline decide regresar con David, al que ruega que haga algo por su madre pues no puede dejar que Horacio la siga humillando. Lueco acude a Jose Fausto para pedirle que haga feliz a Augusta, a la que el hombre busca para decirle que no puede resistir más estar sin ella y la besa apasionadamente. Deciden que pasado un tiempo unirán sus vidas. Aparece Enrique para gritarles que no permitirá que manchen la memoria de su padre y acusar a su madre de ser una golfa.

David y Leonardo hablan con Ismael de sus sospechas sobre Casandra y es el segundo quien lo lleva ante Yolanda, quien le revela que hace años Casandra intentó matarla, siendo todavía una adolescente, sorprendiendo a Leonardo cuando les hace saber que ella es la madre de la muchacha. Advierte a Ismael que se enfrenta a un ser perverso por lo que el policía comienza a buscar pruebas y al entrevistar a Nancy y acorrarla esta le confiesa lo del accidente en el que la mujer de Jose Fausto perdió la vida. Cuando el hombre se entera, se horroriza al saber que su sobrina es un monstruo, sin embargo no logran capturarla pues Nancy la alerta de que la han descubierto.

Augusta le dice a Horacio la verdad sobre la muerte de su hermano y las razones por las que Casandra lo mató. El hombre llora y busca a Regina para contarle y descubre que esta lo ha abndonado pues le ha dejado una carta de despedida. Sin esposa ni amante, Horacio se siente más solo que nunca y pronto es visitado por Jose Fausto, quien le propone que sean amigos pues finalmente entiende su coraje, ya que la misma mujer les arrebató a un ser querido y, a él, le destruyó a su familia.

Casandra conoce a Victorio y le pide ayuda para que la esconda. Este lo hace y los dos se vuelven amantes pues es la forma en que la mujer paga sus favores. Esto no impide que Yolanda aceche a su hija, quien teme estarse volviendo loca. Se aterra cuando la mujer le habla y le asegura que muy pronto pagará por todos sus crimenes, los cuales ha cometido por la obsesión que tiene por su tío Jose Fausto. Como una chiquilla, Casandra llora y suplica a su madre que la ayude. Las dos se abrazan y entonces Yolanda extrae un puñal para clavárselo en la espalda pero Casandra la descubre y es ella quien se lo clava a su propia madre, en el corazón. Junto con Victorio sepulta el cuerpo en un patio trasero.

Jaqueline y Queta piden a Enrique que no rechace a Jose Fausto pues él y su hermana hará sus vidas y la mujer se quedará sola. Enrique habla de esto con Lupita y Manuela, quienes lo alientan para que acepte que su madre sea feliz por lo que el muchacho aparece en la constructora y habla con la arquitecta y el ingeniero, a los que asegura no interponerse en su relación. Jose Fausto jura al muchacho que hará feliz a su madre, con la que decide casarse dento de pocos meses, mismos que transcurren rápido sin que nadie sepa el paradero de Casandra, la cual se ha sabido ocultar y disfrazar muy bien, acechando a su presa Augusta, a la que desea eliminar sobre todo cuando se entera por una revista de sociales que esta ha anunciado su compromiso con Jose Fausto, por lo que promete que llegado el momento dará un tiro de gracia cumpliendo su promesa: Si su tío no fue para ella, no será para nadie. Busca a Nancy, quien llena de horror alerta a la policía de que la mujer se encuentra con ella y Casandra la descubre por lo que la mata golpeándole la cabeza contra la pared hasta desangrarla. Huye en medio de un tiroteo en el que sale victoriosa en complicidad con Victorio, quien cree que si sigue ayudándola terminara en la cárcel o lo que es peor, muerto.

Jose Fausto sufre al enterarse de que fue Casandra la que asesinó a Benjamín pues Nancy ha dejado escrita una confesión antes de ser asesinada. El hombre se refugia en Augusta, la cual teme por ella y sus hijos pues sabe que todo lo que Casandra ha hecho ha sido por la obsesión enfermiza por su tío.

Horacio es un hombre amargado y solitario que medita sobre los errores de su vida y ha dado un nuevo significado a todo pues el dolor y deseo de venganza lo cegaron. A su lado regresa Regina, a quien el hombre pide perdón y le promete que no volverá a lastimarla. Se besan y se les une David, el cual les hace saber que se casará con Jaqueline.

Lupita comienza a estudiar, becada por Augusta, quien desea lo mejor para la mujer que su hijo ama. La muchacha celebra con su amado y Manuela, a quien Victorio busca para decirle los planes de Casandra pero esta lo ignora y le exige que no se le acerque nunca más.

Queta se encuentra feliz por el casamiento de Augusta, a quien sus hijos celebran con una pequeña recepción para desearle lo mejor en su nuevo matrimonio.

Leonardo ha perdido a Nancy pero eso no lo detiene y continúa cooperando para la detención de Casandra. Gracias a su cercanía a Enrique, el destino lo hace conocer a Manuela, con quien simpatiza, despertandose en ellos una gran amistad.

Jose Fausto y Augusta llegan al altar sin sospechar que Casandra los acecha a pesar de que Victorio intentó detenerla y al quererla violar también fue asesinado cuando la mujer lo golpeó con un martillo hasta acabar con su vida. Ha huido y se encuentra fuera de la iglesia, la cual está resguardada por elementos policiacos que esperan que ella aparezca pero está disfrazada de limosnera y nadie puede reconocerla. Aguarda hasta que los novios salen recién casados del recinto y pidiendo limosna a los presentes se acerca poco a poco a ellos para luego amenazarlos con una pistola, dispuesta a matarlos e impedir que sean felices, conesando todas sus fechorías. Intenta disparar pero Horacio la detiene, asegurando que no descansará hasta saberla muerta, como a su hermano. Forcejean y el arma se dispara por lo que el hombre resulta herido de gravedad. Casandra, perturbada, huye pero al cruzar la calle es arrollada por un autob´us de turistas por lo que es llevada también de emergencia al hospital, mientras que Jose Fausto y Ambrosia, en medio de la preocupación, cancelan su recepción de bodas. Se enteran de que Horacio sobrevivirá, pero no Casandra, quien en medio de la agonía habla con su tío y le revela que siempre lo amó y todo lo hizo por él. Le suplica un beso y cuando este, frente a Augusta, la besa en los labios, la mujer muere. Augusta y el hombre se abrazan fuertemente mientras ella llora. Augusto le promete que ahora nada impedirá que sean felices y la besa.










FIN







© PASIONES ENCONTRADAS DR. 2005
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1996 (P) 2005